martes, 17 de agosto de 2010

Nació el 30 de marzo de 1853 en Zundert, Holanda y murió el 29 de julio de 1890 en Auvers-sur-Oise, Francia, a los 37 años.
Después de Rembrandt es el pintor holandés más importante. Uno de los más destacados del Post-impresionismo y precursor del Expresionismo. Pintó 750 cuadros (27 autorretratos) y 1200 bocetos. Escribió 700 cartas, principalmente a su hermano menor Theo; en las cuales se pueden captar las diferentes etapas de como transcurrió su vida y todo lo que le atormentaba.
Era el mayor de seis hermanos, su padre era un pastor protestante. Fue un gran autodidacta, ya que abandonó sus estudios a los 15 años. Desde muy joven mostró un carácter difícil y un temperamento muy fuerte, que lo hacía muy inestable. Cuando salió de la escuela empezó a trabajar como aprendiz, en una importante compañía internacional de comercio de arte. Luego lo trasladaron a Londres, para el suministro de obras de arte directamente a los comercios de esta ciudad. Aquí se enamoró de Ursula, hija de la dueña de la pensión donde vivía, pero ella estaba comprometida y lo rechazó. Posteriormente y tras un corto período como profesor, se convirtió en predicador entre los pobres, a los que les regaló toda su ropa y todo lo que podía darles. Llegó a la pobreza extrema. Era un fanático religioso probablemente debido a sus fracasos laborales y desilusiones amorosas.
Nació en el seno de una familia burguesa en Bourges, Francia el 14 de enero de 1841 y falleció en París el 2 de marzo de 1895. Fue su familia quien animó a Berthe y a su hermana Edma a iniciarse en el arte. Morisot demostró las posibilidades de las mujeres en las artes a fines del siglo XIX.

A la edad de 20 años, conoció a Camille Corot, importante paisajista de la Escuela de Barbizon. Éste la admitió como su discípula y la introdujo en los círculos artísticos. Pronto adquirió la técnica impresionista de pintar al aire libre, donde creaba pequeños cuadros y esbozos para grandes obras que terminaba en el estudio. Su primera participación en el Salón de París fue en 1864 con dos paisajes y continuó exhibiendo continuamente en el Salón hasta 1874, año de la primera exposición impresionista, en la que participó con “La Cuna”.

Camille Pissarro, fue un pintor impresionista y después neo-impresionista francés. Nació en Saint Thomas, el 10 de julio de 1830 y murió en París el 13 de noviembre de 1903. En 1847, tras concluir parte de sus estudios en Francia, regresó a Santo Tomás (isla francesa en el Caribe), para ayudar en el comercio de sus padres. En sus momentos libres se dedicaba a dibujar. Abandonó su hogar, por la oposición de sus padres a que fuera artista. Viajó a Caracas y se dedicó a la pintura, realizando paisajes y escenas de costumbres.

En 1855 se traslado a París, donde asistió a la Escuela de Bellas Artes. Estudió con el paisajista francés Camille Corot y trabó amistad con Claude Monet y Cézanne. Monet y Pissarro coincidieron en Londres, donde conocieron a Durand-Ruel, que se convirtió en el marchante “oficial” del grupo. Pissarro y Monet hicieron en Londres estudios de edificios envueltos en niebla. Su estilo en esta época era bastante tradicional, luego evolucionó hacia el impresionismo. Se le considera, junto con Monet y Alfred Sisley, uno de los impresionistas puros. Durante la Guerra Franco-Prusiana, volvió a Inglaterra, donde estudió el arte inglés y en especial los paisajes de William Turner.

En los años 80 experimentó con el puntillismo y produjo escenas rurales de ríos y paisajes; también escenas callejeras de París. Pintó la vida rural francesa, en particular, paisajes y escenas representando personas trabajando en el campo. También son famosas sus escenas de Montmartre. 



En 1895, un empeoramiento de la enfermedad ocular que padecía le obligó a pintar paisajes urbanos de París desde la ventana de su cuarto: “Avenida de la Opera”, “Jardín de las Tullerías” y “Efecto de nieve”.Muchas de sus obras se encuentra en el Museo de Orsay de París. Como profesor tuvo de alumnos a Paul Gauguin, Paul Cézanne.



Edouard Manet nació en París el 23 de enero de 1832 y murió el 30 de abril de 1883 en París, Francia. Pintor y grabador francés. Hijo de un importante funcionario del ministerio de Justicia, Édouard Manet fue un mediocre estudiante interesado únicamente en el dibujo. Ante la resistencia de sus padres a que iniciara una carrera artística, trató infructuosamente de ingresar en la Escuela Naval hasta que, tras un intento fallido, su familia accedió a regañadientes a financiar sus estudios artísticos. 

Tras seis años de aprendizaje, se estableció en un estudio propio. En esos primeros tiempos entabló relación con artistas como Edgar Degas. A principos de 1860 empezaron a ser reconocidos algunas de sus obras, que merecieron, entre otras, la cálida acogida del crítico y escritor Téophile Gautier.


En 1863, el Salón de Otoño le rechazó un lienzo que iba a resultar trascendental para la posterior evolución de la pintura: “Almuerzo sobre la hierba”, que fue doblemente criticado, tanto por su temática (muestra a una mujer desnuda y a dos jóvenes vestidos), como por la técnica empleada, el tratamiento de la perspectiva la representación del entorno natural, bañada por una luz fuerte y contrastada.
Ese mismo año contrajo matrimonio con la holandesa Suzanne Leenhof, con quien había tenido un hijo ilegítimo poco antes. En 1865 volvió a escandalizar con la obra “Olympia”, en la que repitió el tema del desnudo femenino y aumentó aún más la intensidad de la luz ambiental, al tiempo que diluía el contorno de figuras y objetos hasta lograr imágenes prácticamente bidimensionales. 


Denegada su inclusión en la exhibición pictórica que se realizó con motivo de la Exposición Universal de 1867, improvisó una exposición callejera de varias de sus obras más recientes que fue recibida con indiferencia.

Tras un breve lapso provocado por la guerra franco-prusiana de 1870-1871, en la que Manet combatió como oficial de la Guardia Nacional, el marchante Paul Durand-Ruel adquirió un número considerable de obras del artista. Mantuvo buenas relaciones con los jóvenes impresionistas, muy en especial con Claude Monet, aunque siempre se resistió a participar en las exposiciones independientes organizadas por éstos; prefería ofrecer sus obras al Salón y exponerlas en su propio estudio si eran rechazadas.


En su producción de finales de la década de 1870 acentuó el naturalismo de su temática, para otorgar el protagonismo de sus pinturas a prostitutas y roquettes sorprendidas bebiendo o seduciendo a sus jóvenes amantes, y al tratamiento expansivo de la luz. Por último, Manet abandonó su técnica tradicional, el óleo, para pasar al pastel. Su salud se deterioró, debido a una enfermedad de origen infeccioso, en su pierna izquierda. A pesar de ello, en 1882 participó en una importante exhibición de arte francés realizada en Londres, para cuya ocasión presentó “Bar del Folies-Bergére”, la última de sus grandes composiciones.

 Al año siguiente le dio gangrena en la pierna enferma y tuvo que ser amputada, después de la operación, poco después murió. La exhibición póstuma de sus obras, celebrada en enero de 1884, marcó el nacimiento de un creciente reconocimiento de su talla como artista, al que la historia ha concedido el apelativo de padre del Impresionismo.

Hilaire Germain Edgar Degas; nació en París (1834-1917). El papá era banquero y su madre provenía de una familia de gran tradición de Nueva Orleans en Estados Unidos. Pintor impresionista, dibujante y escultor francés. A pesar de que inició sus estudios de derecho, gracias a la desahogada economía familiar y al beneplácito de su padre (cuya cultura y sensibilidad ante lo artístico resultó fundamental en su etapa de formación), Degas se dedicó bien pronto a la pintura. Su privilegiada condición social, que determinará toda su vida y una buena parte de su obra; le permitió acceder a las colecciones particulares de pintura de la clase alta parisiense y formarse en la tradición clásica como autodidacta a través de múltiples viajes. En Florencia, conoció en casa de su tío, el barón Bellelli, copias y originales de Rafael, Mantegna, Ghirlandaio y Botticelli.

Degas era un hombre tímido, sensible, algo retraído, con una gran vida interior que a veces le dificultaba la relación con sus semejantes, tal como puede observarse en la serie de autorretratos que realizó. Pudo desarrollarse, de la mano de Manet y Degas. Fue un pintor clásico de la vida moderna.

Mitos, leyendas, versiones científicas, o simplemente versiones populares; son muchas las opciones que se dan como la razón, el porqué de las Esferas de Piedra de Costa Rica. Cada una de estas, con algún respaldo que las podría catalogar como fantasía. Algunas aseguran que están hechas por seres del espacio, como mapa o guía universal, otros dicen que fueron creadas para proteger el oro de los conquistadores, otras versiones aseguran que fueron hechas por la erosión de la naturaleza, etc.

Las esferas son un artefacto fabricado por los artesanos precolombinos del sur de nuestro país, se cree que fueron los antepasados de los Borucas. Se postula que fueron utilizadas principalmente como símbolos de rango, poder e identidad étnica. Muchas de ellas se encontraron en agrupamientos lineales, semicirculares y triangulares. En las aldeas principales, especialmente las ubicadas en la planicie del Delta del Diqui, se ubicaron en las áreas abiertas o plazas así como asociadas a residencias principales. Esferas aisladas se han interpretado como marcadores territoriales o de lugares especiales para el grupo.

La elaboración de estos monumentos requirió de un conocimiento detallado del patrón de fractura de la roca, así como de las técnicas de picado y pulido. Se presume que utilizaban el fuego y los enfriamientos bruscos de temperatura para que la roca se fuera desprendiendo en capas. Por el acabado tan meticuloso que presentan las esferas, también se asume que utilizaban marcos (quizá de madera), cinceles, martillos y sustancias abrasivas. Para mover los bloques durante la manufactura y traslado, podrían haber empleado palancas elaboradas con troncos.

Se estima que algunos de los agrupamientos pudieron tener un significado astronómico y ritual. Se pudieron relacionar a solsticios, equinoccios o constelaciones asociados al ciclo agrícola y creencia de los grupos que las fabricaron, lo cual aún no se ha verificado por la remoción y alteración de que fueron objeto.

Aunque las esferas se encuentran en su mayoría asociadas a sitios arqueológicos de pueblos precolombinos; no tenemos forma de saber si fueron hechas por estos o por alguna cultura anterior de la que no tenemos ningún dato hasta la fecha. Es posible fechar su contexto, pero no la esfera en sí. Se las encuentra de diversos tamaños, desde más de dos metros hasta unos pocos centímetros de diámetro. La gran mayoría han sido removidas de sus sitios originales y transportadas a diversos lugares de Costa Rica, para adornar los jardines de edificios públicos y privados, también residencias de gente adinerada. Por esta razón, el Museo Nacional en cooperación con otras entidades, están tratando de recuperar estas esferas pidiendo a sus actuales dueños entregarlas como donaciones, para con esto recuperar parte de nuestro tesoro precolombino.

Contenido Popular

Contenido Reciente