martes, 17 de agosto de 2010

Nació el 30 de marzo de 1853 en Zundert, Holanda y murió el 29 de julio de 1890 en Auvers-sur-Oise, Francia, a los 37 años.
Después de Rembrandt es el pintor holandés más importante. Uno de los más destacados del Post-impresionismo y precursor del Expresionismo. Pintó 750 cuadros (27 autorretratos) y 1200 bocetos. Escribió 700 cartas, principalmente a su hermano menor Theo; en las cuales se pueden captar las diferentes etapas de como transcurrió su vida y todo lo que le atormentaba.
Era el mayor de seis hermanos, su padre era un pastor protestante. Fue un gran autodidacta, ya que abandonó sus estudios a los 15 años. Desde muy joven mostró un carácter difícil y un temperamento muy fuerte, que lo hacía muy inestable. Cuando salió de la escuela empezó a trabajar como aprendiz, en una importante compañía internacional de comercio de arte. Luego lo trasladaron a Londres, para el suministro de obras de arte directamente a los comercios de esta ciudad. Aquí se enamoró de Ursula, hija de la dueña de la pensión donde vivía, pero ella estaba comprometida y lo rechazó. Posteriormente y tras un corto período como profesor, se convirtió en predicador entre los pobres, a los que les regaló toda su ropa y todo lo que podía darles. Llegó a la pobreza extrema. Era un fanático religioso probablemente debido a sus fracasos laborales y desilusiones amorosas.


En 1885 pintó la que se considera una de sus grandes obras, “Campesinos comiendo patatas”. En esta pintura los campesinos comen con sus manos, representando que con ellas trabajan el campo para ganarse el pan. Aquí usa el carmín y cobalto, es una composición realista, habla de la miseria y la desesperanza de la gente humilde. 

 En 1886 viajó a París, para vivir con su hermano que trabaja con una firma de marchantes, donde creció su amor por el arte. Se instalaron en Montmartre y empezó a codearse con los artistas de la época, haciéndose gran amigos de ellos (Toulouse-Lautrec, Gauguin, Seurat, Pisarro, Cézanne, ect.) que allí se reunían, creciendo como pintor y ser humano. Como muchos pintores de la época admiraba el arte japonés y esto se ve reflejado en algunas de sus obras. Sus pinturas se tornó muy colorista y menos tradicional, dando forma a su personal postimpresionismo. Su hermano Theo le dice que se dedique solo a la pintura, y le empieza a dar 50 francos mensuales. Este le ayudó muchísimo, sin lo cual Vincent nunca hubiera tenido la corta e intensa carrera artística. Se suponía que con las ventas de sus cuadros, su economía cambiaría pero en vida vendió uno solo: “Viñedo rojo.


Pintó dibujos de paisajes urbanos y campesinos. Pinturas al óleo, retratos con contrastes de luz y sombras. Utilizó colores muy vivos (rojo, azul, verde) y sus complementarios, especialmente el amarillo.



Con la pretensión de crear el grupo de los “impresionistas del sur”, Van Gogh alquiló una casa donde invitó a los artistas con quienes compartía intereses y en la que Gauguin pasaría dos meses; pero una noche quiso matarlo y se fue. Esta sería una de sus primeras crisis mentales y se cortó una oreja y de este episodio pintó su autorretrato con la oreja vendada. Luego de este episodio pidió ser ingresado en el hospital psiquiátrico, donde permaneció un año. Aquí pinto obras relacionadas con el hospital, retratos de médicos. La pérdida de contacto con la realidad y una sensación de tristeza, se refleja en el estilo que desarrollo en este período donde se ve un trazo vigoroso de línea, más intrépida y visionaria que la de Arles. Sin conseguir superar su estado de melancolía, enfermo de sífilis en 1890 se regresó a París a visitar a su hermano Theo, este le aconsejó viajar a Auvers-sur-Oise, donde fue sometido a un tratamiento homeopático por el doctor y pintor aficionado, Paul-Ferdinand Gachet. En este pueblo retrató el paisaje y sus habitantes, intentando captar su espíritu. Su pintura se volvió más expresiva, formas más imprecisas y colores más brillantes. Pese a que unos meses más tarde el doctor consideró que se encontraba plenamente curado, su estado de ánimo no mejoró debido a los serios sentimientos de culpa provocados por la dependencia de su hermano y por su fracaso profesional. Sumido en una situación de angustia, enfermo (pintaba 16 horas al día), casi no comía y fumaba mucho, entró en una gran depresión que lo llevó a suicidarse, disparándose en el pecho en el trigal que pintó en su último cuadro. Murió dos días más tarde en los brazos de su hermano Theo.



Ahora sus cuadros se cotizan en muchos millones, por ejemplo:

“Los lirios” $53.5 millones.
“Dr. Paul-Ferdinand Gachet” $82.5 millones. 

Siempre los firmó solo con su nombre: Vincent.

1 comentario:

  1. Estoy impactada por algunos datos que mencionas en esta reseña sobre la vida y obra de Van Gogh, en general solo puedo expresar una profunda admiración por este artista que sin duda es un genio de la pintura.

    ResponderEliminar

Menu :

Publicidad

Contenido Popular

Contenido Reciente